El Canto Gregoriano

El canto gregoriano es el canto oficial de la Iglesia Católica. Se llama así por una tradición medieval que atribuye su creación al papa San Gregorio Magno (590-604), pero que no es cierta. Realmente, el canto gregoriano se crea en Francia desde el siglo VII, cuando la visita del papa Esteban II al reino franco de Pipino “el Breve” pone en contacto las tradiciones musicales y litúrgicas del reino franco y la Roma papal. Carlomagno, hijo de Pipino, unificará la liturgia cristiana en todo su imperio, como manera de uniformizarlo ideológicamente, basándose para ello en el ritual religioso romano, y formando parte de ese ritual el canto que conocemos con el nombre de gregoriano. El papado aprobará esta unificación, y la promoverá en toda la Europa occidental, por lo que ese canto pasó a ser el común en la Iglesia romana.

Las características del canto gregoriano son las siguientes:

  • tiene letra en latín, siempre religiosa.
  • es una música vocal, monódica (todos los cantantes cantan la misma melodía) y “a capella” (sin acompañamiento de instrumentos).
  • no tiene compases, dependiendo su ritmo de la declamación del texto cantado.
  • usa el antiguo sistema de modos medievales, y no nuestras actuales escalas
  • usa la notación cuadrada, creada en el siglo XII, aún hoy día.
  • se escribe en el medieval tetragrama (cuatro líneas), creado en el siglo XI, y no el actual pentagrama (cinco líneas).

El canto gregoriano siempre es litúrgico, es decir, que se usa en ritos y ceremonias de la Iglesia. Sus dos ámbitos principales son la misa y los oficios divinos, donde acompañan momentos concretos de la celebración.Los cantos del “ordinario” son:

  • Kyrie eleison.
  • Gloria in excelsis Deo.
  • Credo.
  • Sanctus y Benedictus.
  • Agnus Dei.

Los cantos del “propio” son:

  • Introito, canto de entrada para iniciar la celebración.
  • Gradual, aleluya o tracto: después de las lecturas.
  • Ofertorio para acompañar la procesión de las ofrendas.
  • Comunión.

Los oficios divinos son oraciones que se hacen en los monasterios a determinadas horas del día, y son los siguientes:

  • Maitines: plegaria de vigilia.
  • Prima, a las 6 de la mañana.
  • Laudes, a las 7 de la mañana.
  • Tertia, a las 9 de la mañana.
  • Sexta, a las 12 del mediodía.
  • Nona, a las 3 de la tarde.
  • Vísperas, a las 6 de la tarde.
  • Completas, antes de ir a dormir.

El canto gregoriano sigue plenamente vigente en nuestro tiempo gracias a los monasterios y conventos, en los que sigue siendo la música de sus cultos, como podemos comprobar en los conventos de Jerez de la Frontera de los que vamos a exponer algunos conocidos ejemplos en este proyecto de patrimonio.

El repertorio de cantos para el oficio divino es muy variado, y consta de salmos cantados, recitativos (oraciones recitadas), antífonas (dos coros que se alternan para cantar el texto), himnos, responsorios (dos coros, de los que uno canta algo y luego el otro lo repite), Te Deum, Benedictus, Magnificat y Nunc Dimittis.

Texto: Santiago Arellano Borrajo, profesor de Música. IES Asta Regia.

canto-gregoriano

Libro de Canto del Papa León X, realizado en 1520. http://cantogregorianocantus.blogspot.com.es/

Esta entrada fue publicada en MÚSICA y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El Canto Gregoriano

  1. Pingback: CON LA MÚSICA A OTRA…ÉPOCA « ASTA REGIA_online

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s